Texto: Daniel Anaya López

Foto de Amparo Dávila: La Jornada Baja California (http://jornadabc.mx/tijuana/19-01-2016/el-arte-narrativo-de-amparo-davila)

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail

La mayoría de las veces conocemos la obra de un escritor cuando su carrera está ya muy avanzada. Si ha sido prolífico, ha tenido buenas ventas, o bien, si ha recibido los máximos premios literarios que forman el tan discutido y velado canon, su obra será editada con regularidad.

Cada que es otorgado el Premio Nobel de Literatura, en un par de semanas vemos las obras del galardonado en las mesitas de novedades de nuestra librería favorita, como si sólo así pudieran tener el honor de estar en semejante espacio… y ser leídos. Otras veces, las menos afortunadas, se reeditan las obras de aquellos autores luego de su reciente fallecimiento. Como si tal acto de contrición quisiera hacer justicia por no haberlo publicado y leído en vida.

Así, pues, leamos y charlemos de nuestros escritores vivos, de aquellos que no creen en escribir para ganar un premio sino en tomar la pluma para que todo esto tenga sentido. Hablemos, hoy, de Amparo Dávila.

  • Facebook
  • Twitter
  • Gmail

Ella es una fascinante escritora mexicana nacida en Zacatecas (21 de febrero de 1928) que ha cultivado con gran maestría, originalidad y absoluta honestidad el cuento como género literario. La calidad de su obra la ha llevado a obtener el premio Xavier Villaurrutia 1977 y la medalla Bellas Artes en 2015. A partir de entonces, se ha llevado a cabo un concurso nacional de cuento fantástico en su nombre.

Los cuentos de Amparo Dávila, en su mayoría cortos, están caracterizados por ser habitáculo de la locura, la muerte, las criaturas espeluznantes, la nostalgia, la soledad, las relaciones sentimentales fallidas y la moral acartonada de una sociedad que obedece un régimen machista, autoritario y materialista. ¿Les suena familiar?

Pero, ¿con cuál de los cuentos de la grandísima Amparo Dávila comenzar? He aquí tres recomendaciones para que se queden picados:

  • “Alta cocina”. Pequeñas criaturas que gritan y chillan implorando misericordia “como niños recién nacidos, como ratones aplastados, como mujeres histéricas…” mientras son lentamente cocinadas en una olla para ser degustadas por los comensales. Lo puedes leer aquí: https://albalearning.com/audiolibros/davila/alta.html
  • “El huésped”. Seguramente el cuento más famoso de Amparo. El marido adopta, de pronto, una horrible criatura y la lleva a vivir a su casa. “No pude reprimir un grito de horror, cuando lo vi por primera vez. Era lúgubre, siniestro. Con grandes ojos amarillentos, casi redondos y sin parpadeo, que parecían penetrar a través de las cosas y de las personas”. ¿Te vas a quedar con las ganas? Lo puedes leer aquí: http://www.lashistorias.com.mx/index.php/archivo/el-huesped/
  • “Tiempo destrozado” (cuento). Una serie de escenas sin relación aparente entre sí. Sueños angustiosos de muerte, soledad y desesperación. Un viaje introspectivo con una permanente pulsión de muerte. Un cuento en el que la forma remite al fondo y nos toma de la mano (o del cuello) para arrastrarnos al centro mismo de la locura. Puedes leerlo en Cuentos reunidos, publicado por el Fondo de Cultura Económica en 2009.

Y si no logro convencerlos con estas propuestas, reticentes josefos, les cuento que pronto se publicará una nueva edición de los cuentos de Amparo Dávila ilustrados ni más ni menos que por el grandisisísimo genio Santiago Caruso (de quien pueden leer más en este link), así que atentos porque les aseguro que esa edición va a volar.

Honremos, pues, a nuestros escritores y leámoslos y comentémoslos ahora que los tenemos con vida. No hay mayor homenaje para ellos, quienes dialogan en silencio con el mundo entero, a través de los siglos. Y a ti, el valiente que ha llegado hasta esta línea, te agradezco infinitamente.

Comentarios con Facebook